Curso de pintura al óleo para principiantes y aficionados.
 Por: José Antonio Alba García (Tony Alba)   Facebook     Twitter

Lección 2

Pintura al aire libre.

Será increíble la satisfacción que sentirá al hacer un cuadro al aire libre. Esta lección trata de ello. Cuando usted haya dominado la técnica de la pintura de arreglos sin vida, será tiempo de iniciarse en la realizacón de bellas obras inpiradas en la maravillosa naturaleza. Recuerde que se requiere de paciencia y dedicación, además nunca debe sentir desánimo,  piense que con cada error aprenderá algo nuevo.


Pintar en exteriores no es tan fácil y cómodo como hacerlo en su casa, pero esto es parte del mismo placer que disfrutará al plasmar en su lienzo las bellezas naturales.


No pinte todo lo que mire, busque algo de interés que le llame la atención, entrecierre los ojos y resaltará solamente lo básico para su composición.


No tiene que buscar y buscar en el campo el paisaje ideal, pues tal vez nunca lo encuentre. Si hay árboles, pasto, edificios, agua, puentes o lo que sea, usted podrá hacer una bella composición. Usted tiene el privilegio de hacer un arreglo de acuerdo a su imaginación, así como de quitar y poner objetos o cambiarlos. El mayor problema que usted tendrá es que la luz y las sombras cambian rápidamente, así que deberá  trabajar muy rápidamente o volver otro día al mismo lugar. Tal vez quiera tomar una fotografía del lugar y recurrir a ella para terminar su cuadro en casa (esto no es aceptado por algunos pintores).


Es recomendable que busque un lugar  sombreado para sentarse, pues si trabaja a la luz directa del sol, puede ser que su cuadro se vea muy oscuro al verlo en la sombra. Si no encuentra una,  al menos tape con su propia sombra la paleta cuando mezcle los colores.                      


Cuando pinte  al aire libre, pinte rapidamente,  y siga las mismas reglas que aprendió.  Si lo desea, después puede hacer correcciones a su pintura en su casa, tomándose todo el tiempo que quiera. Usted también tiene el enorme privilegio de modificar su cuadro las veces que quiera y cuando lo quiera. Es su Obra y solo usted decide que hacer con ella.


Algunos pintores utilizan un marco como "Buscador de vistas". Este es un pedazo de cartulina al que se le hizo un rectángulo en el centro y se sostiene con el brazo extendido moviéndolo alrededor de usted para percibir una nueva vista cada vez.